Conocida plaza de la ciudad Oviedo, centro geográfico de la ciudad.

Se trata de uno de los lugares más representativos de la ciudad, no obstante, data apenas del siglo XIX. En efecto, hasta finales del siglo antepasado era un prado próximo al Campo San Francisco al que se conocía por el nombre de Magdalena del Campo (s. XIII), delimitado por la Iglesia de San Francisco, que se alzaba en el solar actualmente ocupado por el Palacio de la Junta General del Principado, la Cárcel-Galera en la esquina del Campo de la Lana, por donde hoy corre la Calle Argüelles, y la Ermita de la Magdalena del Campo en cuyo lugar se alza hogaño el edificio de la Caja de Ahorros. La construcción de la Calle Uría, 1874, la Calle Fruela, 1880, y Calle Marqués de Santa Cruz, 1889, y la sucesiva erección del Teatro Campoamor, 1892, y el Palacio de la Junta, 1910, fueron dándole su fisonomía característica.

A pesar de su poca antigüedad esta plaza ha recibido numerosos nombres y se ha visto alterada por importantes intervenciones urbanísticas.

El terreno de la plaza era en su origen casi horizontal, al nivel de la Calle Uría excepto en su borde inferior, por el que descendía un terraplén en dirección a la Galera. Hacia finales del siglo XIX se procedió a su explanación colocándose en su ángulo hacia 1901 un trasformador eléctrico conocido popularmente como la «Chocolatera» que no sería suprimido hasta 1955.

En 1906 el Pleno del Ayuntamiento de Oviedo resolvió trasladar aquí la «Fuentona del Bombé», acuerdo que no se llevó a término; en 1909 se retomó la idea de adornarla con una fuente en cuyo centro pensó en colocarse la desaparecida estatua de Neptuno del Parque San Francisco, proponiéndose posteriormente un busto del ingeniero Schulz en lugar de Poseidón sin que ninguno de los dos proyectos se llevase a cabo.

En 1911 se resolvió pavimentar su suelo creándose un pequeño jardín en el suelo que desapareció en una reforma realizada en 1955, en la que también se talaron los árboles antiquísimos que la bordeaban y se suprimieron varios kioscos y columnas además del transformador al que ya nos hemos referido. Desde principios del siglo XX se barajó colocar una estatua dedicada al cabo Noval, un monumento al general Ordóñez y otro a la Sociedad de Naciones, sin que prosperase ninguno de estos proyectos.

Plaza de la Escandalera: Web del Ayuntamiento de OviedoLa plaza se llamó 27 de Marzo (1881), General Ordóñez (1924), República (1931), Generalísimo (1937) y Escandalera, y se propuso infructuosamente denominarla Independencia, Junta General y Plaza de los Héroes Noval y Ordóñez

Plaza del 27 de Marzo: hace referencia a una multitudinaria protesta en forma de concentración, que tuvo lugar precisamente en esta plaza, convocada por los vecinos de Oviedo contra el trazado del ferrocarril de Pajares por considerarlo perjudicial para los intereses de la región.

Plaza General Ordóñez: el Pleno del Ayuntamiento del 20 de octubre de 1911 acordó dar este nombre a alguna calle de Oviedo en honor del general Salvador Díaz Ordóñez, muerto en la Guerra de Marruecos en ese año; finalmente en 1924 se escogió la Plaza 27 de Marzo, trasladándose ulteriormente la denominación a su actual destinataria.

Plaza de la República: tras la proclamación de la II República el 14 de abril de 1931 se rebautizó a la Escandalera con el nombre del nuevo régimen; conservó esta denominación hasta el 11 de febrero de 1937 en que pasó a llamarse General Franco.

Plaza del Generalísimo: durante la Guerra Civil el Ayuntamiento rebelde, en virtud del citado acuerdo del 11 de febrero de 1937, dio a la plaza el nombre del jefe de los sublevados que permaneció en vigor hasta el 29 de junio de 1979, Pleno en que finalmente se reconoció oficialmente el nombre de la Escandalera por el que se venía conociendo popularmente a la plaza desde su origen.

Muchas veces se ha creído que el nombre ‘Escandalera’ alude a la gran manifestación del 27 de marzo de 1881, sin embargo aquella fue una concentración pacífica. También se atribuyó el nombre a un supuesto mercado de escanda que hubiese tenido allí su emplazamiento, aunque esta interpretación ya fue desmontada por Tolivar Faes. En realidad ‘Escandalera’ remite a unas acaloradas discusiones que se produjeron en 1880 en la Corporación Municipal y en la prensa local con motivo de la alineación de la primera casa construida en la esquina de la Calle San Francisco y la Calle Fruela, que acabaron degenerando en violentos disturbios.

En la plaza pueden encontrar las esculturas «Maternidad», obra de Fernando Botero, o la llamada «Asturcón».

La plaza está rodeada de edificios emblemáticos, como son el Edificio del Termómetro, la Caja de Asturias, las casas de Conde y el Teatro Campoamor.